Ser Mujer Minera por Daniela Lettura

Ser Mujer Minera por Daniela Lettura

La minería es mi vocación y la pequeña minería mi Pasión 

Mi nombre es Daniela Lettura, soy Ingeniera de Ejecución en Minas, con más de ocho años de experiencia en Consultoría, Asesorías técnicas, Proyectos mineros y administración en faenas mineras subterráneas y a cielo abierto de importantes empresas públicas y privadas nacionales e internacionales de pequeña minería. Docente Universitario en diversos organismos de educación superior, relatora en empresas de capacitación y actualmente me desempeño como ejecutivas de cuentas de Promine en Chile. 

Ser una mujer minera no ha sido un camino fácil, me he encontrado con muchos obstáculos, como:  estudiar una carrera que no estaba dentro de los cánones que debían seguir las mujeres, creencias antiguas con base a mi género, como la creencia de que “las mujeres traen mala suerte si entran en la mina”, la falta de oportunidades laborales para trabajar en empresas mineras y los desafíos que implicaba trabajar en un ambiente laboral masculino. Entonces, comprendí que la falta de inclusión femenina y lo difícil de introducirse en un mundo dominado por hombres, serian grandes obstáculos que debía vencer.  

Pero no todo fue difícil, también tuve enormes logros que han sido mi orgullo como mujer minera. Mi mayor logro ha sido mi empoderamiento en el mundo minero. Poder abrirme camino en la industria minera, con mucho esfuerzo, dedicación, mucho corazón y el no dejarme vencer por los obstáculos. Consagrarme como una profesional ética y correcta. Siempre he seguido mi convicción de que “la minería es mi vocación y la pequeña minería mi pasión”. 

Otro de mis logros es “ser una profesional versátil” ya que he transitado a lo largo de mi carrera como: proyectista, asesora, consultora, docente, relatora y ahora ejecutiva de cuentas. No tener miedo a los cambios, desafiarme constantemente a trabajar en diferentes áreas de la minería y siempre trabajar para ser una mejor versión de mí misma, es lo que me ha llevado a tener éxito. 

 

Ahora te preguntaras ¿Cuál ha sido mi mayor desafío?, mi mayor desafío ha sido compatibilizar la maternidad con lo profesional, el poder ejercer mi carrera y ser mamá ha sido lo más difícil que he tenido que enfrentar. La maternidad no es compatible con ser una mujer minera, el trabajar por sistema de turnos, estar en diferentes ciudades y la lejanía que debes enfrentar con tus hijos, son factores muy difíciles de manejar. Por eso, hoy en día estoy muy feliz de trabajar como ejecutiva de cuentas en Promine, ya que me permite poder compatibilizar ambos ámbitos de mi vida. 

Mi gran sueño, es que seamos mujeres mineras sonoras entre nosotras, que nuevas generaciones de mujeres mineras reciban contención, apoyo y herramientas para enfrentar el mundo laboral. Que no se sientan solas, decepcionadas y abatidas por no poder ejercer o trabajar en la industria minera. Por eso, es que soy una abanderada en ayudar a nuevas generaciones de mujeres mineras a enfrentar el mundo laboral. 

Ser una mujer minera, ha sido mi gran meta, día a día sigo esta vocación con mucho entusiasmo y dedicación, sé que toda mi vida estaré ligada a la minería, de una u otra forma siempre con las botas puestas, es algo que me hace feliz y la clave en la vida para mi es “ser lo que quieras ser y que te haga feliz”.